, ,

La contraoferta laboral

Print Friendly, PDF & Email

Me ha sucedido con algunos candidatos, que una vez de haber sido seleccionados para el puesto al que aplicaban y después de haber superado todas las fases del proceso de selección e incluso haber ultimado las condiciones contractuales de incorporación en su nueva empresa, de repente deciden quedarse en su actual compañía, aludiendo: “me han hecho una contraoferta, que no puedo despreciar”.

A parte del trastorno que este hecho representa, especialmente por tener que reanudar el proceso, con la consabida pérdida de tiempo para el profesional de selección y para la empresa contratante. Observamos los siguientes inconvenientes para el candidato, dignos de tener en consideración, por la toma de dicha determinación y que ahora relacionamos:

  • ¿Qué pasa que justo ahora te valoran, cuando dices que te vas? ¿No consideras entonces que te han estado menospreciando, durante algún tiempo? Hecha esta reflexión, ¿no es para pensárselo y con más razón irte a otra empresa, en donde te van a estimar más?; máxime después de haber superado un proceso de selección, al que has acudido por voluntad propia y en donde has estado compitiendo con otros candidatos similares a ti, resultado ser tú el elegido.
  • Por este hecho la reputación profesional, en algunas ocasiones se puede ver afectada y tu carrera profesional también. Además el resto de compañeros, si se enteran, pueden ver una debilidad en la dirección de la empresa e incluso poder sentirse minusvalorados, lo que no es bueno para las organizaciones ni para el empleado.
  • Una decisión de cambio de trabajo, no se toma de manera repentina, normalmente es el resultado de muchas y repetidas situaciones, que nos conducen a buscar un nuevo trabajo en otra compañía. En definitiva es porque no estamos a gusto o no nos consideramos lo suficientemente valorados profesional o económicamente, por lo que el hecho de quedarnos, ¿en qué va a ayudar o variar la situación actual? Por mi experiencia y así lo he contrastado, las personas que deciden permanecer en su trabajo actual, lo dejan antes de los dos años y te comentan “me di cuenta de que me había equivocado, la empresa no cubre las expectativas y necesidades que me habían llevado a tomar la decisión de no irme”.
  • Existe un estudio hecho por World at Work, que arroja que la relación de los empleados que deciden aceptar la contraoferta, empeora la relación con sus superiores en un 9%.
  • No te dejes embaucar por tu jefe, en general las organizaciones intentan retener a sus mejores empleados, utilizando la contraoferta, incluyendo una nueva posición, nuevos proyectos o tareas y un aumento de sueldo. Ya que a algunos jefes les produce vértigo la perspectiva de que alguien que acepta un puesto de relevancia se marche y prometen lo que sea necesario para retener al empleado. No obstante, en cuanto encuentran un candidato similar, no dudan en reemplazarlo.

En resumen y como consejo, antes de abandonar un empleo, conviene mirar la situación con perspectiva y reflexionar y valorar mucho, lo que tenemos.

Buscando un símil es como lo que sucede en el matrimonio, una vez que se ha sido infiel (en este caso a la empresa) queriéndote ir con otra, aunque se perdone, siempre quedara en la memoria el recuerdo de la traición.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*