,

Los 10 errores fundamentales del rediseño organizativo.

El trabajo de diseño organizacional no es algo que se pueda tomar a la ligera.

Los proyectos de rediseño organizativo se benefician de forma considerable de la posibilidad de establecer un proceso reflexivo e inclusivo en el que los líderes de una organización puedan iterar y explorar nuevas alternativas y alinearse en un camino a seguir. Pero luego, la realidad manda y  los apretados plazos de entrega, el temor a una (excesivamente) amplia participación en algunos casos y una visión demasiado estrecha del problema a menudo amenazan con hacer descarrilar las buenas decisiones de diseño.

De forma general, el principal error que se comete al abordar un proceso de rediseño organizativo es pretender que el diseño de la organización puede vivir aislado de:

  • Los procesos clave,
  • Las personas clave y
  • Las capacidades clave.

Pero mucho más grande es el error cuando lo que se olvida es la cultura de la organización. No hay proceso exitoso de rediseño que pase por encima de la cultura. Pero eso, por sí solo, da casi para un tratado.

Ya metidos en harina y descendiendo al día a día, hemos identificado 10 errores comunes que se cometen a lo largo de un proyecto de rediseño organizativo. Ahí van:

ERRORES CONSECUENCIAS

1

Realizar una evaluación inadecuada del estado actual.
  1. El problema a resolver es poco claro o incorrecto.
  2. Las soluciones no pueden eliminar las causas fundamentales del problema.
  3. Mayor resistencia al cambio, no hay motivos para el cambio”.

2

Los ejecutivos no están alineados con el problema a resolver.
  1. El contacto clave puede no ser el cliente real.
  2. Trabajo y energía en el nivel incorrecto o en el lugar equivocado.
  3. Proyecto se convierte en una iniciativa de HR o trabajo de consultoría frente a una “iniciativa de la dirección”.
  4. La implementación resulta finalmente saboteada.

3

Falta de criterios de diseño
  1. Desperdicio de tiempo y recursos desarrollando opciones no centradas en las necesidades del negocio o problemas a resolver.
  2. Falta de claridad sobre cómo el nuevo diseño organizacional será mejor que el statu quo.

4

Insuficiente participación.
  1. El trabajo de diseño se mueve rápidamente al principio, pero la implementación se estanca debido a la falta de aceptación necesaria para el cambio, el aumento de la resistencia.
  2. El equipo puede perder inteligencia clave sobre barreras o factores críticos de éxito.

5

Se concibe el proyecto sólo como una solución de estructura.
  1. Los cambios en el diseño organizativo no se extienden a otros ámbitos clave como procesos, métricas y mecanismos de recompensa que todavía refuerzan las viejas formas de trabajo.

6

El rediseño de funciones se aborda de forma aislada.
  1. Aumento de la complejidad y frustración a medida que cambian las funciones sin un marco general de la empresa que oriente las decisiones.
  2. Quedan funciones en la sombra.
  3. Nuevos conflictos en torno a las responsabilidades y derechos de decisión

7

Se aborda el rediseño de unidades de negocio o Direcciones/Departamentos de forma aislada.
  1. Duplicación e inconsistencias en programas, procesos, métricas y/o reportes.
  2. Tiempo y recursos sin valor añadido invertidos en trabajos superpuestos en ámbitos regionales o funcionales.
  3. Se pierden oportunidades y aprendizaje. SE comenten errores varias veces.

8

Terminología de diseño poco clara “Por ejemplo: Producto, Cliente, Gestión de productos o proyectos, COE, Servicio compartido, Analítica etc…
  1. La ambigüedad dificulta la eficiencia del proceso de diseño y crea fricción.
  2. Incapacidad para integrar datos y comparar entre unidades
  3. Duplicación y/o vacíos en roles y trabajo entre unidades y/o funciones”

9

Se avanza demasiado rápido
  1. Falta de participación de las partes clave interesadas.
  2. Falta de consideración de alternativas distintas.
  3. Se puede pasar por alto los procesos de control y regulación adecuados; al final del proceso de diseño aparecen los vetos y la marcha atrás.

10

Se avanza demasiado despacio
  1. Se olvida el motivo por el que se inició el proceso de rediseño.
  2. Aparece la fatiga y se pierde impulso.
  3. Desaparece la necesidad de cambio.

 

Las realidad del negocio hace que algunas de estas trampas sean inevitables. Aprender a identificarlas cuando aparecen, comprender las consecuencias y permitir decisiones informadas cuando surgen, es el trabajo del directivo y del diseñador de la organización.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Los 10 errores fundamentales del rediseño organizativo. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*